Servicios

Separacíon

Aveces nos toca estar en una situación en la que sentimos que parte importante de nuestra vida se derrumba, que todo lo que construimos a lo largo de los años se desmorona, la rutina se conmociona, puede que la inseguridad ante lo desconocido nos embargue y aparezca la incertidumbre de cómo será el camino a partir de ese momento. La propuesta desde este acompañamiento está destinada claramente a revalorizar nuestra mirada sobre nuestras propias aptitudes, fortalecernos y seguir, pudiendo superar y cerrar cada etapa con la claridad y respeto que cada una de ellas merece.

Nido Vacío

En esta etapa un sentimiento de dualidad nos aborda, por un lado, la alegría de ver volar con alas propias a nuestros hijos hacia sus proyectos personales y su contracara, ese sentimiento de tristeza, de perdida, de vacío; que llega casi sin comprenderlo. Es este el momento exacto de (acompañando respetuosamente este “sentir”) comenzar a reconfigurar nuestros hábitos y rutinas, retomar aquellas “ganas de” que fueron quedando pendientes y relegadas. Desde este proceso te propongo transitar esta parte del camino pudiendo ver y sentir que “los hijos no se van, siguen con nosotros de distinta manera” y esa manera nueva es la que nos abre una puerta para iniciar una nueva etapa en la cual podamos redescubrirnos y seguir sintiéndonos plenas.